616 663 034 info@takyonspirit.com

Los takyones entran en mi vida

¿Que han supuesto los takyones en tu vida?

Los takyones han sido decisivos en mi historia personal. Ha llegado en el momento que necesitaba una confirmación de la validez del camino  que había emprendido años atrás.

Los takyones me han dado el sentido que estaba tomando mi existencia. Gracias a su energía he podido profundizar mucho más en mi propia esencia. Los takyones han confirmado la mayor parte de mis intuiciones. Me han dado fuerza y convicción para poder compartir mis experiencias espirituales con los demás.

¿Que ha sido lo más importante que te han aportado los takyones?

Lo más importante, con diferencia, ha sido confirmar esa sensación profunda que tenía de estar conectado. Me costaba bastante admitirlo. Como decía Buda : «ya estamos iluminados, lo único que tenemos que hacer es darnos cuenta».

Los takyones me han ayudado a darme cuenta, viviendo esa sencillez que da el volver a nuestro estado natural. Ese estado tan dulce donde la alegría y la perplejidad son lo que Eres y no lo que tienes.

¿Cómo conociste los takyones?

Oí hablar por primera vez de los takyones a comienzo de los años 90. Estaba haciendo un documental, y Eduardo, un compañero que nos hacía la producción en Londres me habló de ellos. Me observó como me bajaba de un avión en el aeropuerto de Gatwick con mi equipo de madrugada, totalmente feliz, mientras los demás estaban cansados y adormilados.

A Eduardo le llamó muchísimo la atención mi estado de ánimo en aquellos días. Le confesé que era muy emocional. Opinaba que los únicos capaces de regularme serían los takyones. Me paso una fotocopia con información. Para mí aquello era de ciencia-ficción. Intentamos buscarlos por todo Londres, sin resultado.

Estuve más de 25 años pensando que lo único que podía regular mi montaña rusa emocional en a los takyones.

Hace tres años en una travesía por el desierto del Sáhara me hice amigo de Philip, teníamos muchas cosas en común. Los dos nos habíamos dedicado al mundo audiovisual y habíamos acabado practicando terapias naturales.

Cuando llegamos a España descubrimos que éramos vecinos, vivíamos en la misma urbanización, a dos calles el uno del otro.

Philip me dijo: me gustaría que probaras los Takyones. Al fin los probaría después de 25 años.

– Como  eres tan sensible me podrías decir si realmente es cierto lo que siento o es una sugestión mía.

Me envolvió  con una cinta ancha que me cubría el tronco por la parte delantera y trasera, me puso un saquito relleno de unos pequeños gránulos sobre los ojos. Después me colocó una funda de tela en cada pie y allí metió un disco gris del tamaño de un CD, luego colocó otros dos discos, uno de bajo de cada palma de la mano.

Me dejó solo advirtiéndome que me lo pusiera sólo 20 minutos.Estuve exactamente el doble.Cuando me levante de aquella experiencia sentía una tranquilidad que nunca había sentido en mi vida.

Le dije a Philip: vamos a dar a conocer los takyones en España.

Philip ni lo dudó. Desde aquel momento nos pusimos manos a la obra y comenzamos a importar productos takyonizados, a dar conferencias y talleres. Compartiendo nuestras experiencias con esta energía y permitiendo que la gente también la sintiera. Así nació Takyon Spirit.

¿Qué supuesto los Takyones para tu salud?

Los takyones han equilibrado y fortalecido mi organismo. Me encuentro más joven, más vital que hace tres años. Tardó menos en recuperarme cuando estoy cansado. Han mejorado mis digestiones. No necesito comer tanto.  Mi descanso nocturno es más profundo y reparador. Me siento más cómodo que antes en cualquier situación.

¿Como han afectado  tu estado de ánimo?

Mi estado de ánimo es más estable. Ya no tengo tantas subidas y bajadas. Estoy menos eufórico, menos «atacado» y más alegre, yo lo definiría como un sereno entusiasmo. Soy más paciente y un poco más tolerante con la frustración. Me siento más protegido frente a las emociones de los demás.

¿Y en el campo mental?

Me siento más centrado y en paz. Tengo menos pensamientos recurrentes, esos pensamientos que «te piensan» sin poder evitarlo. Al estar más tranquilo emocionalmente mi mente también se tranquiliza y puedo concentrarme mejor.

Ha aumentado mi capacidad de percibir, tanto en agudeza como en calidad de percepción. Disfruto mucho más observando las cosas que antes.

Disfruto escuchando el silencio, no pensando en nada. Y además, puedo escuchar con mayor claridad ese diálogo interno, ese susurro, que dirige nuestras vidas y hace que nuestra conducta sea compulsiva.

¿Qué podrías decirme en el aspecto espiritual?

Cuando logras rendirte a esa energía se abre una puerta que te invita a entrar y sentir: «sentí un descanso profundo,, una paz cada vez más creciente, que todo lo hace más lento, que va disolviendo el tiempo. Cuando me quise dar cuenta me encontraba en un estado de apertura, de total confianza »

El aquí se disolvía en el ahora dejando solo Presencia. Un estado tan extrañamente normal, tan familiar, que paradoja, nunca había sentido.

En ese espacio sin tiempo no había nada que pensar, ya estaba todo pensado, experimentado. Es como si hubiera vivido todo lo que puede aprenderse.

En esa contemplación es posible, como decían los místicos: «lo que miras con amor te mira con amor, desvelándote sus secretos».Ese es el conocimiento por revelación que han tenido algunos científicos.

Sientes que ese Amor que has buscado en todo y en todos está en ti. Es el mismo Amor que te ha creado a ti y al universo.

Sientes la misma protección invisible de cuando eras niño. Recuperas tu mirada inocente.

Para finalizar esta entrevista me viene a la memoria  nuestro gran pensador Ortega y Gasset: «no te inquietes, no te apresures, que al único lugar que tienes que llegar es a ti mismo»